Sin categoría

La líder de audiencia

Estas dos últimas semanas hemos visto dos Baskonias: el que ha encontrado el camino, y el que se ha vuelto a perder, tras lo cual no han faltado propuestas de soluciones rápidas para todos los gustos, cambios de jugadores (más de uno) inclusive.

Cada vez se equivocaba más veces y eso le estaba costando miles de espectadores de audiencia. Hacía meses que pronosticaba chubascos cuando solamente venían nubes, o se anticipaba demasiado a la llegada del calor, y luego no era tan soporífero como lo anunciado… Hasta sus más fieles seguidores habían empezado a hacer zapping a la hora del tiempo, pues el canal de la competencia, con más presupuesto,  compraba los datos meteorológicos directamente a Aemet, y los presentaba una mujer 15 años más joven que ella, encorsetada en cautivadores vestidos que hacían que sus errores fueran olvidados con más facilidad.

Por ello no pasaba por una buena racha: de ser la líder indiscutible de audiencia, incluso la imagen de la cadena, había pasado a perder fieles cada día, y la desesperación la llevaba a probar nuevos métodos y herramientas distintas cuyo funcionamiento no llegaba a comprender bien. La situación había llegado a tal punto que se planteaba varias opciones, entre ellas cambiar de canal –con la esperanza de sentirse más querida-, o abandonar la profesión, pues no se veía capaz de volver a ser ni la sombra de la que fue, una meteoróloga que gracias a sus años de investigación elaboró un método propio y un modelo meteorológico que le permitió ganar uno de los premios Vilho Väisälä otorgados por la Organización Meteorológica Mundial . Un premio que en cuya recepción recordó en su discurso que sus modelos de predicción necesitaban siempre de una corrección mínima pero contínua, actualizando los datos y errores semestralmente, porque si no, la desviación sobre la realidad tendía a crecer demasiado.

Pero de ello habían pasado ya 15 años, y ella era la adelantada, la primera de la clase, aquella predictora cuyo nivel inalcanzable para las demás agencias y televisiones. O mejor dicho, lo había sido, porque últimamente su microclima había cambiado mucho.

Sentada junto al fuego en su sofá, miraba con melancolía al trofeo otorgado en su día por la OMM, símbolo de excelencia y fruto del arduo trabajo de muchos años. De pronto, sus ojos se iluminaron como el fuego que ardía en su chimenea, y más aún que sus ojos, se avivó su fuego interno. Ese fuego era a la meteorología lo que el agua de la bañera de Arquímedes a la física. Recordó el método que le había llevado a ser la número uno, el análisis contínuo de los errores de su métodos, y la mejora contínua del sistema.

Y volvió por la puerta grande. La cadena anunció que desde allí en adelante el pronóstico del tiempo se iba a dar en prime time y con 6 días de adelanto, y ella respondía a las expectativas creadas,  volviendo a ser la referencia del sector y de la cadena. No tardó en volver a portadas de revistas de ciencia y del corazón, blogs especializados y suplementos de periódicos. La vida volvía a sonreírle… hasta que llegó la semana fatídica.

Aquella semana no pudo acertar ni siquiera el tiempo a partir del cuarto día, error considerable que costaba miles de Euros a la cadena. El canal, consciente de que las personas tienen límites, y necesitado de liderazgo televisivo, no tardó en reaccionar: el director de la cadena le ofreció cambiar a quien quisiera de sus subordinados, le ofreció imágenes satelitales actualizadas caca 3 minutos, mapas en tres dimensiones del radar de Kapildui, informes sobre el viento contrastados con la NASA…

Han pasado seis años desde aquella proposición, y ella sigue siendo la número uno mundial, pero recuerda aquella tarde como si fuera hoy; la tarde en la que dejó al director de la cadena estupefacto al declinar todas sus ofertas materiales para mejorar sus errores. “Hacer, ver, comprobar, corregir”, se ha vuelto a repetir, una vez más, mientras arranca el ordenador que le mostrará las imágenes del Meteosat.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s